De peones y reyes

El pasado sábado, 25 de marzo, tuvo lugar en Madrid la asamblea anual de UniCo (Unión de Correctores), organización que vela por el estado de nuestra profesión y que cuenta con más de doscientos socios.

El nombramiento de Álex Grijelmo como socio de honor elegido por los miembros de UniCo y el taller que nos ofrecieron Elena Hernández (RAE) y Diego Ibáñez (corrector profesional) fueron dos grandes momentos de la jornada.

Entre otros puntos del orden del día, figuraba el cambio de la junta directiva. Álvaro Martín Valcárcel (presidente) y Judit de Diego (vicepresidenta) recogen el testigo de los compañeros anteriores. Algunas comisiones se mantienen y otras se crean. Yo también tomo el relevo y coordinaré a partir de ahora la comisión de Actividades, vocalía en la que contaré con la colaboración de Marina Mena, pues todos somos peones imprescindibles en este equipo de UniCo.

Y como «todos somos contingentes»1 pero igual de necesarios, ninguno escribe su cargo con mayúscula inicial: coordinador, bombero, presidente, vocal, secretario, fiscal, director, rector, catedrático, doctor, duque, ministro, obispo, profesor, peón, reina, rey, papa…, todos se escriben con minúscula. Aunque el Diccionario panhispánico de dudas daba cierta libertad al uso de las mayúsculas en algunos casos, ese fue uno de los cambios que se incorporaron en la Ortografía de la lengua española de 2010: los nombres de cargos y profesiones se escriben siempre con minúscula inicial.

 

1 Amanece, que no es poco (1989), dirigida por José Luis Cuerda.

Post navigation

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: